Afrontando el trastorno adaptativo: síntomas, causas y tratamiento

trastorno adaptativo

La vida está llena de altibajos, y en algún momento u otro, todos enfrentamos situaciones estresantes y desafiantes. Algunas personas pueden sobrellevar estas situaciones con relativa facilidad, mientras que otras pueden sentirse abrumadas. Cuando la adaptación a cambios en la vida se convierte en una tarea abrumadora y comienza a afectar negativamente a la vida cotidiana, podríamos estar tratando con un trastorno adaptativo.

¿Qué es el trastorno adaptativo?

El trastorno adaptativo o trastorno de adaptación es un conjunto de síntomas que incluye ansiedad, sentimientos de tristeza o desesperación y síntomas físicos que pueden surgir después de experimentar un acontecimiento estresante en la vida. Es importante destacar que la forma en que las personas afrontan y superan las adversidades puede variar ampliamente, pero cuando la adaptación se convierte en un desafío abrumador que afecta a la calidad de vida, podría indicar la presencia de un trastorno adaptativo.

En qué consiste el trastorno adaptativo mixto

Entre los diferentes subtipos o variantes de trastorno adaptativo, el trastorno adaptativo mixto es uno que se caracteriza por la predominancia de síntomas de ansiedad y depresión después de sucesos significativos en la vida. Estos eventos pueden variar e ir desde la pérdida de empleo, problemas de salud, divorcio, hasta cambios importantes como el matrimonio, la llegada de un hijo, o una mudanza a una nueva ubicación, incluso a otro país.

5 Síntomas del trastorno adaptativo

Los síntomas del trastorno adaptativo pueden variar de una persona a otra, pero habitualmente quien lo padece suele presentar los siguientes:

  • Estados de tensión o nerviosismo: la persona puede sentirse constantemente nerviosa o tensa, sin poder relajarse adecuadamente.
  • Llanto y sentimientos de tristeza o desesperación: las emociones abrumadoras de tristeza o desesperación pueden llevar a episodios frecuentes de llanto.
  • Aislamiento social: la persona puede retirarse de la vida social y perder interés en actividades que anteriormente le proporcionaban satisfacción.
  • Síntomas físicos: los síntomas físicos, como palpitaciones, mareos, náuseas y temblores, son comunes y pueden empeorar la angustia.
  • Comportamiento desafiante, impulsivo o agresivo: algunas personas pueden manifestar comportamientos inusuales o agresivos como resultado de la angustia emocional.

Todos estos síntomas pueden tener un impacto significativo en la vida social y laboral de una persona y afectar negativamente a la calidad de vida. Para ser diagnosticado con un trastorno adaptativo, se deben cumplir ciertos criterios, como que los síntomas sean más graves de lo esperado, que no haya otros trastornos involucrados, que los síntomas no sean una parte normal del proceso de duelo por la pérdida de un ser querido y que se mantengan en el tiempo durante al menos tres meses.

Causas del trastorno adaptativo

Los trastornos adaptativos pueden ser desencadenados por diversos eventos de la vida, y lo que es manejable para una persona puede ser abrumador para otra. Algunos de los factores de estrés más comunes que pueden llevar al desarrollo de un trastorno adaptativo incluyen:

  • La pérdida de un ser querido: este tipo de sucesos puede ser uno de los desencadenantes más potentes de un trastorno adaptativo.
  • Divorcio o problemas en una relación: las tensiones y desafíos en una relación o un divorcio pueden generar un estrés significativo.
  • Cambios importantes en la vida: eventos como casarse, tener un hijo, mudarse, o cambiar de trabajo pueden ser desafíos importantes de adaptación.
  • Enfermedad o problemas de salud: las preocupaciones por la propia salud o la de un ser querido pueden ser extremadamente estresantes.
  • Mudanza: cambiar de residencia y adaptarse a un nuevo entorno también puede ser una gran fuente de estrés.
  • Crisis inesperadas: situaciones como desastres naturales o accidentes pueden desencadenar los síntomas de un trastorno adaptativo.
  • Preocupaciones financieras: la inseguridad financiera y las dificultades económicas pueden tener un impacto significativo en el bienestar emocional.
  • Conflictos o problemas familiares: las tensiones con la familia y los conflictos pueden contribuir a un estrés emocional que acabe desencadenando el desarrollo de un trastorno adaptativo.
  • Problemas en el colegio: los desafíos académicos o sociales en la escuela pueden ser una fuente de estrés significativa, especialmente en los más jóvenes.
  • Asuntos relacionados con la sexualidad: las preocupaciones sobre la sexualidad o la identidad sexual también pueden generar estrés.

¿Existe un tratamiento para el trastorno adaptativo?

El tratamiento del trastorno adaptativo se basa en varios pilares fundamentales, que incluyen el apoyo social y familiar, así como la psicoterapia. Además, la forma en que una persona haya aprendido a manejar el estrés en el pasado y sus habilidades sociales desempeñan un papel importante en la recuperación.

Aquí hay algunas pautas generales para afrontar y superar un trastorno adaptativo:

  • Compartir los sentimientos y preocupaciones con amigos y familiares puede ser un primer paso importante hacia la recuperación.
  • Reconocer que sentirse ansioso, triste o abatido después de enfrentarse a un evento estresante es normal. La mayoría de las personas experimentan estas emociones en situaciones similares.
  • Reflexionar sobre cómo se han superado situaciones similares en el pasado puede proporcionar pistas sobre cómo abordar la situación actual.
  • Clasificar los problemas en función de su importancia y desarrollar soluciones realistas y alcanzables puede ayudar a abordar cada problema de manera efectiva y hacer que resulten menos abrumadores.
  • La actividad física regular y las técnicas de relajación pueden ser útiles para reducir los síntomas de ansiedad y depresión.

Es fundamental buscar ayuda profesional si:

  • Los síntomas son abrumadores y no puedes controlarlos por ti mismo.
  • Los síntomas interfieren significativamente en tu vida laboral, social y familiar.
  • La causa del trastorno es la pérdida de un ser querido, ya que este tipo de duelo puede ser especialmente difícil de manejar.
  • Has experimentado ansiedad o depresión en el pasado, ya que puedes ser más propenso a desarrollar un trastorno adaptativo.

Recuerda que, con el apoyo y las herramientas adecuadas, es posible superar un trastorno adaptativo y recuperar el equilibrio en la vida. Si esta es tu situación, no dudes en buscar ayuda y apoyo, ya que existen recursos y profesionales disponibles para ayudarte a superar este desafío.

También te puede interesar: TDAH en adultos: ¿qué es y cómo mejorar el déficit de atención en adultos?

author
Marina Reyes